miércoles, 22 de septiembre de 2010

LA PSICOLOGIA EN LA EDAD MEDIA

La Edad Media


 La expansión de la cristiandad en España coincidió con el principio de la invasión germánica. Se han conservado pocos vestigios del arte visigodo y los que hay parecen revelar influencias bizantinas y norteafricanas más que romanas. El arco de herradura, las ventanas arqueadas dobles separadas por una columna y las bóvedas de túnel son las principales características de las iglesias cristianas primitivas (Santa Comba de Bande en Orense y San Pedro de la Nave en Zamora).
El arte pre-románico asturiano comenzó en el siglo VIII y alcanzó su cota más alta durante el reinado de Ramiro I (la iglesia de Santa María del Naranco y la de San Miguel de Lillo).
La invasión musulmana y la posterior etapa de la Reconquista significaron la amalgama de tres culturas. Su harmonía y la simbiosis cultural representaron uno de los procesos más fructíferos de la cultura europea.
La perpetuidad del legado clásico estuvo garantizada por la Escuela de Traductores del Alfonso X en Toledo y Sevilla. Alfonso X el Sabio amplió la legislación iniciada a comienzos del período visigodo con el Código de Eurico (466), el Codex Revisus de Leovigildo y el Liber Judiciorum (656) y con la promulgación de sus Siete Partidas, y también hizo aportaciones en el campo de la ciencia (Lapidario).
La conjunción de la cultura árabe-cristiana generó el doble fenómeno del arte mozárabe y el arte mudéjar. En el siglo XI, Andalucía y Valencia eran centros rivales de la cultura islámica. La poesía alcanzó su cenit con las figuras de Ibn Zaydin, Ibn Khafaja y el rey poeta Al-Mu’tamid. Pero el poeta más notable fue Ibn Quzman (muerto en 1160), renovador de la métrica clásica y creador de las mohaxajas y zéjeles. Entre los filósofos, merece especial atención el extraordinario Averroes (1126-98, Córdoba) por sus comentarios de las obras de Aristóteles.
Y si resultó ser una época muy fructífera para la literatura, no lo fue menos para la arquitectura. La Mezquita de Córdoba (comenzada en el 784) y Medina Azahara son los dos ejemplos más sobresalientes del arte bajo el Califato de Córdoba. En Sevilla, el antiguo minarete de la mezquita, la Giralda, la Torre del Oro y el Alcázar representan algunos de los monumentos islámicos más celebrados a los que debemos añadir la ciudadela-palacio de los sultanes de Granada: la Alhambra.
Mientras que la presencia árabe persistía en el sur, el norte de España mantenía un contacto muy estrecho con la cultura europea contemporánea a través del Camino de Santiago de Compostela, que terminaba en la tumba del apóstol. A lo largo del camino se construyeron iglesias en las que el arte románico europeo se mezclaba con el arte pre-románico típico español: la catedral de Jaca en Huesca, la iglesia de Fromista en Palencia, el panteón de San Isidoro en León, con sus hermosos frescos, y, sobre todo, la gran catedral de Santiago, con sus hermosas esculturas adornando el portal de La Gloria, considerada como las expresión más importante del arte románico español.
Con respecto a la escultura, las tradiciones locales jugaron un papel fundamental que se hizo patente en el siglo XI. Algunas de las obras más importantes son: el claustro de Santo Domingo de Silos (Burgos), el panteón y las puertas de la iglesia de San Isidoro de León, los capiteles de la catedral de Jaca (Huesca), el monasterio de Ripoll y la catedral de Santiago.
También en la región de Castilla-León podemos encontrar monumentos románicos notables: en Ávila, Zamora, Soria, Salamanca, Segovia y Burgos. En el norte, hay otros monumentos en Navarra, Aragón y Cataluña. En esta última región, se pueden encontrar iglesias con magníficas pinturas, la mayoría expuestas en el Museo del Arte de Cataluña en Barcelona, como por ejemplo un fresco de la iglesia de San Clemente de Tahull (Lérida) del año 1123.
La literatura de este período -siglo XII- inauguró el uso del castellano como lengua literaria con El Cantar del Mío Cid, primer poema épico. La poesía lírico-narrativa tendría que esperar aún otro siglo, apareciendo casi al mismo tiempo que el estilo gótico en el arte.
El estilo gótico apareció en España a comienzos del siglo XIII con el primer gótico cisterciense – el monasterio de Las Huelgas (Burgos) y el de Poblet (Tarragona)- y alcanzó su máximo esplendor en la catedral de León. En el siglo XIV, se desarrolló el gótico catalán -Barcelona, Gerona, Palma de Mallorca- y en el siglo XV evolucionó el gótico flamenco -Sevilla, Toledo y Burgos. En esta época se emprendieron proyectos arquitectónicos públicos: los muelles de Barcelona y los mercados de Valencia y Palma son dos ejemplos.
La literatura se desarrolló de manera importante. Los poemas épicos primitivos se habían mezclado con las poesías líricas de los juglares y trovadores de origen provenzal y más tarde se adaptaron al gallego, el lenguaje de Galicia. Y aparte de los populares versos de trovador, apareció una forma de poesía clerical. Gonzalo de Berceo fue el primer poeta en lengua castellana con sus Milagros de Nuestra Señora.
edadmedia.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario